Archive for julio 24UTC 2010

Increible secuencia de fotos de eyección desde un F-18

julio 24th, 2010

Fuente: LaNacion.com

Un avión de combate F18 de las Fuerzas Armadas canadienses se estrelló durante unos ejercicios de entrenamiento en el aeropuerto de Lethbridge, al sur de Alberta, Canadá. El piloto, que saltó de la nave antes de la explosión, sufrió heridas, pero está fuera de peligro. (Fotos de AP)

Prácticas con VOR y ADF

julio 9th, 2010

Para aquellos que necesitan entrenarse en el uso del VOR y el ADF, ya sea porque están haciendo el curso de piloto, preparándose para rendir alguna licencia o habilitación, o bien sólo por el hecho de mantenerse al día, les recomiendo esta aplicación desarrollada por Tim Carlson que es muy fácil de usar y, además, permite hacer las prácticas sin gastar un solo centavo!.

Simulador de VOR y ADF

Así es como lo uso yo:

  • Con las teclas “1” y “2” es posible cambiar los instrumentos del panel. Lo ideal es tener un VOR o un ADF (según lo que se desee utilizar) y debajo un giro direccional.
  • Con la tecla “T” se habilita la función “Trace” que nos va a permitir ver la trayectoria del avión una vez que terminemos el ejercicio.
  • Luego con la tecla “H” ocultamos el avión, ya que la idea es poder guiarse SOLO por los instrumentos. Y con la tecla “L” (Lost) es posible ubicar el avión en una posición al azar para hacer la práctica más realista (uno siempre esta un poco perdido ¿verdad?).
  • Con las flechas del teclado se acelera y desacelera el avión y se realizan los giros. Es posible frenar el giro con la barra espaciadora (función muy útil).
  • Por último, una vez terminado el ejercicio, volvemos a apretar la tecla “H” para ver el trazo del recorrido y evaluar que hicimos bien y que hicimos mal.

Para acceder al Simulador de VOR y ADF acé click acá.

Espero que la disfruten y aprovechen.

¡A practicar!

Un avión experimental voló 26 horas con energía solar

julio 9th, 2010

Fabiola Czubaj
LA NACION

Tras siete años de intenso trabajo y cientos de auspiciosos cálculos, las 12.000 celdas solares montadas en las alas de un avión experimental lograron mantenerlo suspendido en el cielo suizo durante 26,9 horas. Así, ayer se hizo realidad el proyecto pensado por el hombre que hace ya una década dio la vuelta al mundo en globo.

El nuevo desafío de Bertrand Piccard, esta vez junto con el piloto André Borschberg, estuvo nuevamente a la altura de Julio Verne. De hecho, una frase del autor de esos sesenta viajes extraordinarios (“Todo aquello que es imposible queda por realizar”) encabeza el sitio online del proyecto, donde también se ofrece “adoptar” una celda solar del avión como una forma de apoyar el proyecto.

“Cuando despegaste era otra era ?le dijo Piccard a Borschberg al darle la bienvenida en tierra luego de más de un día de vuelo?. Aterrizaste en una nueva [era], en la que la gente comprende que con la energía renovable se puede hacer lo imposible.”

Ambos, y los diseñadores de la empresa Solar Impulse, se propusieron demostrar que es posible mantener un avión en vuelo indefinidamente. ¿Cómo? Mientras los paneles solares recargan las baterías durante el día y alimentan el motor durante la noche con la energía almacenada.

Por eso, para Piccard, hijo y nieto de inventores y exploradores, esta hazaña abre la puerta a los vuelos “perpetuos”. Aunque los responsables de la aeronave bautizada HB-SIB se apuraron ayer a comunicar que el objetivo no es reemplazar los aviones a reacción, sino simplemente demostrar el potencial que tiene la tecnología limpia y las energías renovables. En este caso, la del Sol.

“Fue increíble. Un éxito mejor que el que habíamos previsto. Casi pensamos en hacerlo más largo, pero demostramos lo que nos habíamos propuesto, así que me hicieron volver y aquí estoy”, dijo Borschberg exultante a la agencia Reuters.

Fue minutos después de aterrizar y abrazarse con Piccard y el resto del equipo en la pista de la base aérea de Payerne, en el cantón suizo de Vaud. Allí, a las 4.50 de la madrugada de ayer (hora argentina), más de cien personas aguardaron el aterrizaje. Habían quedado atrás las 26,9 horas de vuelo a unos 40 km/h en dos etapas de once horas: primero a 8564 metros de altura y, después, a 1500 metros para iniciar un descenso suave durante la salida del sol al oeste de Suiza.

“Fui piloto [de la Fuerza Aérea suiza] durante 40 años, pero este vuelo fue el más increíble de toda mi carrera. Sentado allí, como único tripulante, mientras veía que el nivel de la batería subía y subía gracias al sol. Pude volar más de 26 horas sin usar una sola gota de combustible y sin contaminar el ambiente”, declaró Borschberg al salir del avión, según informó ayer Solar Impulse ( www.solarimpulse.com ).

El prototipo, construido en fibra de carbono y con un valor es de 95 millones de dólares, y las 12.000 células fotovoltaicas de silicio monocristalino de 145 micrones de grosor alimentan cuatro motores de 10 caballos de fuerza, junto con una batería de litio cada uno, debajo de las alas de 63 metros.

Eso sí: una limitación para la vuelta al mundo prevista para 2012 es el tamaño de la cabina, de 1,3 metros cúbicos, aunque el asiento del piloto lleva incorporado un inodoro.